miércoles, 14 de diciembre de 2011

Denuncian discriminación racial de la policía hacia inmigrantes

La ONG Amnistía Internacional denunció el miércoles "los controles de identidad discriminatorios" realizados por la policía española a inmigrantes, una práctica que el gobierno niega pero que ya fue señalada por la ONU y es combatida en Madrid por "brigadas vecinales".

"En toda España las detenciones basadas en criterios étnicos o raciales se dan a diario", aseguró Miguel Angel Calderón, responsable de comunicación de Amnistía Internacional (AI) España, durante la presentación en Madrid de un informe titulado "Parad el racismo, no a las personas".

"Que la policía use sistemáticamente criterios raciales a la hora de las detenciones y controles de identidad es discriminatorio, es ilegal y es humillante", agregó.

Ante las "evidencias convincentes" recogidas en este informe, AI pide al ministerio español del Interior que "tome de inmediato medidas para prohibir" estas prácticas, apelando al próximo gobierno conservador del Partido Popular, que será investido dentro de una semana.

Contactada por la AFP, una portavoz del ministerio defendió sin embargo que "la policía no realiza controles de identidad selectivos en base a esos perfiles raciales, en base a que las personas sean extranjeras".

La autora del informe, Izza Leghtas, investigadora sobre España de la organización de defensa de los derechos humanos con sede en Londres, asegura no obstante que "la policía puede dar el alto a personas que no 'parecen españolas', para comprobar su identidad, hasta cuatro veces diarias".

Esta práctica ya había sido señalada en marzo por el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de Naciones Unidas, que pidió al gobierno español tomar medidas para erradicar los "controles de identificación o redadas policiales basados en perfiles étnicos y raciales".

"Creo que he estado en todas las comisarías de la ciudad", afirma Babu, un ciudadano indio cuyo testimonio es citado en el informe. "He estado en la misma comisaría tres o cuatro veces. Todos los policías me conocen", agrega.

A 1 de enero de 2011, el 12% de la población de España, es decir unos 5,7 millones de personas, eran extranjeros, afirma AI, que estima entre 700.000 y un millón el número de inmigrantes en situación irregular.

"Marroquíes, ecuatorianos y colombianos son los grupos más numerosos de ciudadanos de países" no europeos en España, precisa.

Esta práctica policial "contribuye al aumento del racismo y la xenofobia", advierte la ONG.

"Una de las consecuencias claras de que cada vez que pasas por el metro veas a la policía parando a un latino, es que la gente acaba interiorizando la idea de que algo habrá hecho, que habrá cometido algún delito, cuando lo único que hacía era pasar por allí yendo al trabajo", denuncia Javier Carequinha, un madrileño de 29 años que participa en las "brigadas vecinales".

Al igual que este profesional del marketing, un centenar de habitantes de la capital de todas las edades, españoles y extranjeros, forman al menos una vez por semana patrullas de cuatro a siete personas encargadas de identificar y documentar estos controles racistas.

Los voluntarios, fácilmente reconocibles por sus chalecos naranja con el logo de las "brigadas vecinales", se reúnen en lugares donde los controles son frecuentes, como los barrios populares.

"Ninguna persona es ilegal. No a los controles racistas en nuestros barrios", afirman los prospectos informativos que reparten a los viandantes.

"Las brigadas nacen en diciembre del 2009 en el barrio popular de Aluche, en Madrid", explica Clara Redal, jubilada de 61 años y voluntaria. "Es una respuesta vecinal ante la vulneracion de derechos humanos", agrega.

AI reconoció el valor del trabajo de documentación realizado por estas brigadas, una parte del cual sirvió para la elaboración de su informe, subrayando su alto nivel de organización en comparación con iniciativas similares en otros países europeos.
ELECONOMISTA.ES

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada